jueves, 18 de noviembre de 2021

EL RETORNO



 EL RETORNO

Allí delante de mí está el jardín de mi juventud. Los árboles han crecido pero no tanto como esperaba e imaginaba en los incontables meses que pasé en el hospital militar. Los colores otoñales de los castaños resaltan ante los muros ennegrecidos de la granja; desde el interior se escucha como siempre el rumiar de las vacas. ¿Se escucha o no? ¿O es el viento que barre de un lado a otro la alfombra de hojas amarillas?

El conductor baja a mi compañero de la ambulancia y coloca su silla a mi lado. Tiene la cabeza envuelta en vendajes que solo dejan ver sus ojos y la boca. Intento llevarme mi mano a la cara para comprobar que mi piel está al descubierto y que percibe el fresco de la tarde. No puedo, al igual que hay muchas otras cosas que no podré volver a hacer jamás.

En la granja se encienden luces; una puerta se abre y sale ¿mi madre? Mantengo la ilusión hasta que la mujer se acerca demasiado y me saluda. Igual que ella me resulta extraña, también yo soy un desconocido para ella, otro paciente más que viene a recuperarse de las heridas de una guerra que nunca fue suya. Su voz es fuerte como la mano que agarra el asa de la silla de ruedas y me empuja por una rampa que antes no hubo. Me sube hasta la puerta de entrada y se da media vuelta hacia el otro cuidador. Hablan de nosotros como si no estuviéramos delante pero lo hacen sin ánimo de ofender probablemente porque yo no he  respondido a las preguntas que me hicieron en la ambulancia, ni el compañero tampoco. Traspasamos la puerta y veo que el hall ha cambiado mucho: hay lámparas cegadoras, muebles blancos y cromados y olor a desinfectante.

Unas horas después, ya en la cama de un cuarto que va a ser el mío durante la rehabilitación, entra la misma mujer con una carpeta llena de documentos.

-Qué curioso-, dice, -en el formulario de admisión pone que naciste aquí.  Que te alistaste voluntario y quedaste en este estado debido a un error médico.

No contesto. ¿De qué servirían mis explicaciones? He descartado hace tiempo la rebeldía ante mi destino y ya apenas me asusta la visión de un futuro que no puede ofrecerme nada.

-¿Puede abrir la ventana?- Casi no reconozco mi propia voz por no usarla.

Ella asiente y abre la ventana antes de salir del cuarto. Los pájaros nocturnos de siempre llaman a su bandada; me quedo dormido casi en seguida pero las pesadillas continúan acompañándome.


Volver al blog mío donde os esperan cuentos maravillosos.


Gracias a todos y todas por sus comentarios. Me he sentido mejor comprendida que nunca. Y perdonadme si a veces no comento vuestros relatos. Os leo siempre pero muchas veces me falta tiempo para escribir los comentarios que os merecéis. Un beso




16 comentarios:

  1. Un triste historia. el soldado que llega a su hogar que ya no es tal en condiciones no muy buenas, donde los recuerdos le llenan la memoria.
    Malditas guerras donde no se adelanta nada y se pierde todo.
    Un besote Dorotea, has escrito un texto conmovedor.

    ResponderEliminar
  2. Las guerras deberian jugarse a los chinos o a piedra papel tijeras. Un relato triste pero la tristeza lo hace hermoso. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Precioso relato Dorotea, triste para nuestro protagonista, pero muy bonito como lo relatas.

    Un abrazo Dorotea.

    ResponderEliminar
  4. Un texto inquietante, le imaginé ciego, e inválido. Las guerras dejan persona muy heridas, con el corazón roto. Tu relato tiene un ritmo magnífico, engancha.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el texto, describes muy bien el contexto y las emociones de un momento duro, una vuelta que no es lo alegre que podría ser.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un regreso doloroso, lleno de crudeza, injusto seguramente, con impresionante secuelas emocionales porque, al fin y al cabo, las físicas casi dejan de doler cuando las otras son tan profundas.
    Ha usado frases bellísimas, Dorotea.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Estremecedora descripción de un retorno que poco tiene que ver con el ansiado regreso a casa. Los monstruos de la guerra sobreviven a las batallas que crean. Me impactó tu relato Dorotea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Existem retornos tristes e dolorosos. Recordações, nem sempre físicas, muitas vezes mentais, que massacram, doem, ferem.
    Gostei muito de ler este texto
    .
    Cordiais saudações … feliz fim-de-semana
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  9. Me encanta como evocas emociones en tu personaje a través de las impresiones del paisaje, y en los gestos. Tu relato, con todo el dolor, es pura delicadeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. un juguete roto una vida destrozada que por el destino vuelve a los lugares donde fue feliz, vuelve a los brazos, al útero protector de antaño. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Quizá suene estúpido, pero me llevo a preguntarme, si en el caso que quedara paraplejico, o aún más, si quedara en estado vegetal... ¿ cuál sería mi genero?

    ResponderEliminar
  12. Un relato , con añoranzas imposibles de recuperar. Todo cambia, todo se trasforma;nosotros también.
    Me ha gustado mucho Dorotea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las guerras y el tiempo lo cambian todo, hasta lo que fue un hogar, porque las guerras una de las cosas más importantes que destruyen son los hogares y las personas.
    Un muy buen relato lleno de emociones y sensaciones que se palpan y se desprenden en cada palabra de tu texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Estremecedor relato. Me encantó el detalle de la rampita que antes no estaba, que preludio lo que viene. También la ruptura de la cotidianidad que representa la salida por la puerta de la "no madre" que lo mete en la nueva realidad y ya nos introduce en el mundoasculino, junto con las otras "cosas que no podrá hacer". También el silencio y la renuncia a la rebeldía. Y sobre todo y más característico que ninguno, el silencio, no drástico sino todo aquel wue no se refiera a una comunicación directa puntual y explícita.El ambiente belico, también nos introduce en el aire masculino, que aunque podría ser lo más explícito, no lo es porque , sobretodo en la retaguardia también la sufren las mujeres. Lo que mas me ha gustado es que has utilizado características y actitudes suavemente masculinas, no exclusivas pero sí acostumbradas.
    Me gustó mucho más allá de que cumpliera la propuesta
    Besoss dorotea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que comentario, un análisis con el que no podría estar más de acuerdo. Muchas gracias por dedicar mi relato una lectura tan profunda. Era mi intención andar con referencias leves de la masculinidad del protagonista y te agradezco mucho tu comprensión. Un abrazo

      Eliminar
  15. https://adoquines-mojados.blogspot.com/2021/11/convocatoria-libre-mi-historia-con-un.htm
    Me encantaría que me visitaras en esta convocatoria.

    ResponderEliminar