viernes, 22 de mayo de 2020

SUSPIRO EN BLANCO Y NEGRO







SUSPIRO



Una barca encallada

entre ayer y hoy

que la corriente apenas mece

ya no lleva pasajera.

Me he bajado y sigo a pie

a mi destino, 

ese lugar sorpresa

de escalera de caracol

a la siguiente aventura.


Continúen leyendo en la casa de Mónica.

jueves, 14 de mayo de 2020

DIME DE QUÉ PELÍCULA HABLO




UNA ESCENA SENTIMENTAL


Hay una gran diferencia social entre los protagonistas lo cual es muy importante en la Inglaterra del siglo XVIII, tan grande que nadie sospecha que pudiera haber algo más entre ellos que una relación de amo altivo y humilde empleada. Y las diferencias no acaban ahí: uno de los dos posee un gran atractivo físico, deteriorado por decisiones equivocadas que tomó hace muchos años. También la edad los separa; además sus caracteres son dispares: él es un cínico  tan desilusionado con el mundo que su fondo de hombre decente solo se advierte en detalles apenas perceptibles. Ella ha forjado su manera de ser en base a un tesón innato y en contra de muchas adversidades ha adquirido conocimientos y cultura. Es totalmente honesta e inocente y su ignorancia del amor hace que tarde en reconocerlo.

La escena se desarrolla durante un encuentro casual por la noche en los jardines de la mansión. Ella acaba de regresar después de una larga ausencia por motivos familiares y al pensar que él se va a casar con una mujer de su propia clase social le advierte que va a buscar empleo. Él ofrece intervenir para ayudarla a encontrarlo y finge conocer una vacante en una familia que vive muy lejos, incluso hay que cruzar un mar. Ella ya estaba resignada a irse a pesar del amor que siente por él pero se rebela y rechaza su propuesta porque sabe que no podría resistir la idea de que hubiera un mar por medio. Entonces él confiesa que siente que su corazón y el de ella están unidos por algo físico, tangible y que al separarse de una manera tan tajante esos lazos se romperían y que él se desangraría por dentro. Ella todavía sospecha que el hombre esté sugiriendo que sea su querida, pero su dolor se convierte en jubilosa alegría cuando él aclara que está pidiendo su mano como esposa.

Una escena muy romántica, cuyo encanto para mí reside en ser el descanso sentimental en el desarrollo de una película que antes y después hunde a ambos protagonistas en la desesperación y casi en la muerte. El libro en que se basan las muchas versiones que se han filmado es un clásico de la literatura mundial.

Para más películas vayan al cine de la Plaza del Diamante.


JANE EYRE de Zefirelli. Y el OSCAR es para Inma, la única que lo adivinó.

jueves, 30 de abril de 2020

VIAJE (IM)POSIBLE





EL VIAJE DE GULIVA


Llegué al laboratorio con 10 minutos de retraso. Empujé la puerta entornada y entré corriendo al pasillo que no estaba iluminado. A tientas puse mi huella dactilar en el registro y sin ver apenas nada me senté en un sillón. El mecanismo me inmovilizó y el brazo robot me puso la inyección.

Solo sentí un amago de vértigo y rápidamente volví a abrir los ojos. Acostumbrada a viajar al mundo de los diminutos, me desconcertó notar que había crecido hasta tener una considerable altura. Tanto que en frente de mi cara había copos de árboles que se movían en la brisa nocturna. Girando mis brazos para recuperar el equilibrio,  desprendí ramajes y tiré troncos y antes de que me diera cuenta desapareció una cabaña entera bajo mis pies descomunales.

Voces como de pájaro subieron por los aires. ¿Gritaban? ¿Suplicaban? Criaturas del tamaño de cabezas de alfiler se escurrieron hacia todas partes mientras yo no me atrevía a mover. Pero mi misión era explorar o al menos así había sido en mis viajes anteriores como diminuta.

Di unos pasos hasta el borde del bosque que lindaba con el mar turquesa. Al andar por  la blanca arena de la playa, me hundía y el agua iba llenando cada una de mis huellas. A poca distancia flotaba un barco. Para alcanzarlo estiré el brazo, lo cogí y levanté para verlo mejor. Puntitos negros se resbalaban sobre la cubierta, otros se caían al agua donde desaparecieron. De nuevo escuché el piar lastimero de sus vocecitas. Molesta conmigo misma sin saber por qué puse el barco donde antes estaba y volví a tierra.

Fue cuando una punzada en la cabeza me hizo daño y extraje de mi pelo un minúsculo pincho del que goteaba sangre. En lo alto de uno de los pinos, vi a un ser pequeño preparar otra flecha. Lo saqué de donde estaba y sujetándolo entre pulgar y dedo índice lo observé de cerca. Su ropaje era idéntico al uniforme del laboratorio; con su pelo rojizo parecía uno de mis compañeros en el experimento pero de su boquita abierta de par en par solo salieron pitidos de pájaro.

Llevándolo en la mano me fui hacia el punto de encuentro ya sin prestar atención a caminos ni árboles. Justo cuando llegué se acabó el tiempo de la partida y perdí el conocimiento.

En el laboratorio me aislaron enseguida mientras los demás tomaron sus medicamentos y se fueron. Después de un rato, se acercó el ingeniero jefe.

-¿Por qué te cambiaste de sillón? Siempre fuiste una diminuta de mucho talento. La de veces que sacaste un montón de puntos... Pero no estabas preparada para ser giganta y has reventado el lanzamiento de "Los viajes de Guliver". ¡Guliver en femenino! Una giganta compasiva... Somos el hazmereír del gremio.

Vi cómo se acercaba el brazo robot con la jeringuilla.


Otros viajes que parten del blog de Mag.

jueves, 23 de abril de 2020

EL FACTOR ORBIT





EL FACTOR ORBIT


GÉNERO: Ciencia Ficción

TÍTULO: "El Factor Orbit"

PRÓLOGO (del Demiurgo de Hurlingham):

Dorotea presenta en esta novela, un futuro distópico en que una inteligencia artificial domina a una elite, que es la jerarquía sobre unos seres creados por laboratorio. Se ha llegado al borde de la extinción, en la Tierra y estaciones orbitales.
Pero un error hará que una jerarca se enamore de un ser de la masa, con imprevisibles resultados.
La autora presenta una renovación al género de ciencia ficción.


TIEMPO: Un futuro impreciso pero lejano

LUGAR: Un megaestado compuesto por estaciones espaciales y la Tierra

POBLACIÓN: una élite que se va extinguiendo; cada individuo domina una estación espacial. Una masa de trabajadores que son creados en laboratorios y usados donde haga falta.

SINÓPSIS: el megaestado está dirigido por un ordenador. A raíz de una pandemia ha caído en desuso cualquier tipo de contacto directo entre humanos. Sin embargo cuando la jefatura visible cae en una mujer de la élite las cosas cambian porque se enamora de un individuo de la masa producido a partir de un error humano.

DECLARACIÓN JURADA: Esta novela existe de mi puño y letra. La escribí hace 32 años y solo tiene la pega de estar escrita en alemán pero todo tiene arreglo...




Seguid en el blog de Tracy

miércoles, 15 de abril de 2020

LA HIJA PERDIDA





LA HIJA PERDIDA

Afrodita llegó a Mara Verso cabalgando sobre un rayo oculto tras una nube tormentosa.  Acababa de ganar en Hellas el famoso concurso de belleza pretendiendo conseguir el amor de Paris pero este se enamoró de Elena de Troya y el resto es historia o casi.

La diosa aterrizó en un laberinto tenebroso donde Atalanta y Duality se estaban entrenando en artes marciales. Sorprendidas en una postura de lucha que bien podría interpretarse como forcejeo erótico, las dos miraban a la hermosa mujer que se materializó delante de ellas sin armas ni armadura pero cuya presencia dominó al instante el escenario.

-He llegado a vuestro arcáico mundo en busca de una hija mía cuya identidad me fue ocultada por una diosa vengativa. ¿Sabéis quiénes fueron vuestras madres?

Duality recogió sus bártulos y se fue sin mediar palabra, pero Atalanta clavó su mirada de acero en los temibles ojos brillantes de la diosa.

-No tengo parientes, -dijo con voz contenida que sin embargo tenía matices de amenaza- ¿Quién sois? ¿Qué me aportaríais como madre?

Afrodita no estaba acostumbrada a ser interrogada pero en la altivez e impertinencia de Atalanta creyó reconocerse a sí misma. De modo que se dignó a contestar:

-Soy la Diosa de la Belleza de un mundo llamado Hellas en el cual está germinando la semilla de la cultura de incontables pueblos del futuro. Ser mi hija os traería fama e inmortalidad. A cambio me deberíais amor filial, respeto, obediencia...

Atalanta no dejó que continuara. Cogió su hacha mortífera y se dio media vuelta lanzando su respuesta por encima del hombro mientras se alejaba.

-Todavía no he descubierto mis límites, lo cual equivale a ser inmortal, y para fama prefiero la mía propia forjada en aventuras y cantada por el poeta Demiurgo de Hurlingham. Os deseo buen viaje de regreso a vuestro mundillo helénico y que encontréis a una hija maleable a vuestro gusto.

Y como era su costumbre desapareció con tanta rapidez que Afrodita no pudo ni lanzarle una maldición. En total, aquella visita fue una experiencia frustante para la diosa.


Otras visitas de Afrodita os esperan en la casa de Demiurgo.




jueves, 9 de abril de 2020

EL DOBLE SENTIDO

 




EL DOBLE SENTIDO

Un día pasé con mi hijo delante de un Burger King que acababa de subir el cierre metálico. Todavía no era ni medio día y no había nadie dentro. Para hacer tiempo senté a mi niño en uno de los tres caballitos del  pequeño tiovivo que se encontraba delante del local. Ante la mirada expectativa de mi hijo apreté varias veces el botón de Start de la columna central pero la maquinaria no se puso en marcha, ni se encendieron las luces ni tampoco sonó la música.

"Jo, mamá, ¡dile al hombre que lo ponga!" Apenas tenía tres años pero sabía muy bien lo que quería.

Pensando que era muy temprano empujé con cierto reparo la puerta y entré para acercarme al mostrador cuando de repente se incorporó detrás del mismo un hombre joven muy guapo. Como me sonrió con algo de burla, quise aparentar una soltura que no tenía.

"¿Le funciona el chisme?" le pregunté con desparpajo y chulería.

El joven abrió unos preciosos ojos azules, miró hacia abajo, se tocó levemente la cremallera y dijo: "Pues sí, pero, ¿y el niño?"

Nos miramos extrañados y cuando comprendí lo que él había entendido, me puse como un tomate.  No creo que en toda mi vida haya vuelto a sentir tanta vergüenza...

Sin embargo logré decir con la voz casi firme: "Me refiero al tiovivo. ¿Puede ponerlo en marcha?"

Claro que lo puso y además con una sonrisa diabólica mientras yo salí corriendo. Cogí a mi niño que se resistía y me fui. Incluso cambié nuestra ruta diaria por no pasar más por ahí.

Y no he vuelto a ningún Burger King por mucho que me insistiera el niño.


domingo, 5 de abril de 2020

CONVOCATORIA DEL 9 DE ABRIL: SEÑALES MAL ENTENDIDAS




SEÑALES EQUÍVOCAS


¿Atendemos correctamente a las señales? A una mano levantada que pide la palabra; a la mano adelantada que invita al saludo; a una cabeza inclinada en señal de respeto pero no para que desconsideremos a la persona.

Luego está el "NO" que tiene toda la fuerza de una puerta cerrada a cal y canto y así debe ser entendido y aceptado.

Ah, pero de eso precisamente se trata mi propuesta:

Contadnos anécdotas basadas en señales que no supisteis interpretar en su momento y que crearon malentendidos, situaciones incómodas o graciosas.

También os podéis ir por la vía fácil... la de ese semáforo rojo en el que no paramos porque la calle a la que da paso ya no es transitable. Pero ¿qué pasaría si todas las luces del semáforo estuvieran encendidas a la vez?

¡¡Espero vuestras aportaciones fantásticas y cortitas como siempre!!

Un abrazo VIRTUAL que otros ya no hay de momento...

Aquí llegan los participantes. Por favor, un 👋👋👋👋👋👋👋 una señal que todos entendemos...