jueves, 23 de enero de 2020

¿QUÉ TENGO EN EL BOLSILLO?




Me encontré en el bolsillo
de lana roja un ovillo
y con la aguja de ganchillo
hice una cadeneta
y tejí calcetas
para la tía Enriqueta.
Luego un chaleco
para el tío Pacheco
y gorritos muy pijos
para sus siete hijos.
Después la lana se volvió amarilla
y trabajé para la mesa camilla
una maravillosa mantilla...
Flores salieron, ¡qué maravilla!,
que como rayos de sol
lucían debajo del bol
puesto sobre la mesita.
Continué con una esterita
para Chunga, la perrita,
que se tumbó encantada.
Ya la aguja, envalentonada,
voló perseguida del hilo
afuera, a las ramas del tilo
inventándose hojas y astillas,
mariquitas con sus antenillas,
abejorros y abejas,
musgo y hierba sobre tejas.
Bajó al aprisco de las ovejas
para robarles la lana cruda
y se quedaron desnudas y mudas...
entonces la aguja arrepentida
dejó cada oveja vestida
con su rebeca y su faja.
¡Nunca nadie vio ovejas más majas!
La aguja ya soñó con regresar
a la casa y al hogar
y empezó a trepar
por la pierna del pastor
pero le sobró un trocito menor
de lana y una funda elaboró
- y esta sí que la bordó -
para el undécimo dedo del chico.
Y de vuelta en mi bolsillo,
caliente la aguja, ya sin ovillo,
fue cuando todo terminó
o ¿de nuevo empezó?




Otros bolsillos los encontraréis en el blog de Mar.

17 comentarios:

  1. Tienes un bolsillo mágico y una creatividad magnifica, has tejido una labor de versos simpáticos. Felicidades y abrazos

    ResponderEliminar
  2. se podría leer en bucle y no desentonaría... saludos!

    ResponderEliminar
  3. Que bonito es tejer de esa manera que tu lo has hecho con letras ..
    Me gusto tu entrada llena de color .
    Un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué poema más chulo!, me ha recordado a los versos de gloria Fuertes, le hubiera encantado leerte.

    ResponderEliminar
  5. Cuántas maravillas en tu bolsillo, Dorotea! Jeje. Un placer pasar a dejarme llevar por tu creativo tejido de palabras. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Nunca se me hubiera ocurrido que un bolsillo podía llegar a tener tamaño tejido.

    Besos, Dorotea

    ResponderEliminar
  7. A eso le llamo yo tejer un bello poema, creativo, sonoro y colorista.
    Mi admiración y besos.

    ResponderEliminar
  8. Te aplaudo!!!
    De verdad, que te ha salido algo maravilloso; y mi corazoncito de maestra te dice que esto es para enseñar en los primeros años y hacer que la imaginación continue a volar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco de todo corazón pero la quinta línea desde el final... Ehem... Es para mayores... 😃

      Eliminar
  9. ¡Pero qué cosa más bonita! Un poema de esos que provocan una gran sonrisa... de esos que se pueden cantar sin pararse mucho porque hay un verso... "el del undécimo dedo del chico" que me ha hecho gracia :-) Ya la cosa no es igual :-9 :-)
    Un beso enorme y enhorabuena por tu creatividad.

    ResponderEliminar
  10. Ese ovillo mágico, qué preciosa idea. Me ha encantado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Has hilvanado un bello poema, qué original has escrito este relato, imaginación y creatividad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Un aplauso para el final... jajajaja!
    Me ha encantado ese ovillo multicolor que ha dado de sí para más de una labor.

    Gracias por participar.
    Bss.

    ResponderEliminar
  13. Qué participación más chula y más original. Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Que poema más bonito y divertido. Tremenda esa aguja, que ha hecho tantas cosas con el ovillo. Me recuerda a mi hermana menor que le encanta tejer crochet. Ya veré de compartirle el poema.

    Que tengas una preciosa semana.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Bueno,bunbeo, un encanto de poea bolsillesco.
    Me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar