jueves, 10 de enero de 2019

CUATRO FELICITACIONES



CUATRO FELICITACIONES

¡Feliz Año! - deseé al hindú que regenta el restaurante indio de la esquina. Para mi sorpresa, su cara morena se contrajo en una feroz mueca bélica.


-Nada feliz, mucho problema... ¡Deseo vacío sin corazón! Tú no pagar mis impuestos, ¿verdad?

Esto lo espetó a mi espalda mientras me alejé a paso ligero porque el chef del restaurante Namaste removía con ruido innecesario su instrumentario de cocina.

Como iba mirando hacia atrás, tropecé con Chien Lin, vecino y copropietario de la tienda de Ultramarinos en los bajos de la casa de mi abuela. Él comprendía bien el castellano y me iba a entender, así que le felicité con una sonrisa:

 -Amigo Chien, ¡Feliz Año!

No movió ni un músculo de la cara; sus ojillos me traspasaron hasta rebotar en un muro que había detrás de mi. Poco a poco descendieron las comisuras de su boca.

-Respetar cultura china, -murmuró  visiblemente molesto, -Año Chino comenzar el día 5 de Febrero.



No pareció buen momento para comprar verduras, así que entré en la panadería de al lado cuyo rótulo anunciaba "Panes de la región".

Me recibía un fondo más bien alto de música salsa y mi pregunta por pitufos parecía extrañar al dependiente como si no supiera de qué le estaba hablando. Finalmente el jefe -de punta en blanco- aparcó su pareja de baile, se ajustó el peluquín y sacó una flamante tarjeta de visita: PANES ARGENTINOS ponía por un lado y CURSO DE SALSA POR LAS TARDES. GRANDES DESCUENTOS por el otro.   
Atontado por la música musité "¡Feliz Año!" Sin embargo nadie me contestó porque la vecina pechugona del 3A había venido para apuntarse al curso.

Cuando subí a casa de la abu, ya estaba ahí todo el mundo, lo cual quiere decir que me perforaron en silencio numerosas miradas expectantes, curiosas y con muchas dioptrinas porque somos una familia de gafudos.







-¿No vas a decir nada? -preguntó al rato la abu con sus 87 años.


Mi mente, bloqueada, solo me daba dos opciones, "¡Cállate, cabrona!" o "¡Te acompaño en el sentimiento!" ambos obviamente inadecuadas, la primera porque sí y a pesar de haber sido la muletilla de su marido, y la segunda porque el abuelo hace diecinueve años que murió.

Y resonó el coro familiar:

"¡Feliz Año, capullo!"

Me sonreí complacido. Lo último no hay que tomárselo a mal siendo como es mi mote desde pequeño.



Para felicidades y buenos propósitos, acudan al blog de Inma.

15 comentarios:

  1. ¡Pero que genial! Me he reido... sigo riendome. Cuan distintos somos en nuestras costumbres y tradiciones y hasta ha desaparecido aquello de "donde fueres haz lo que vieres", aplausos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho reir. No sabía que existen tantos "emoticones".
    No sé si desearle al protagonista, cambiar de barrio o de familia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja ¡qué bueno! desde luego la cosa no está para felicitar el año, ni si quiera al vecino del quinto.
    Por Diossssssss, qué jartá de reír me he dado.
    Yo sí que te voy a felicitar el año porque con ese humor, seguro que te va bonito.

    ResponderEliminar
  4. Relatos jueveros: Deseos y propósitos.

    Leo tu relato, jajajajaja. Leo entre líneas. Tu propósito: ir a tu bola, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Misión cumplida: relato subido, y publico riendo a más no poder. Un fuerte abrazo y gracias por hacerme reir.

    ResponderEliminar
  6. Que vecinos más apáticos, leñe! No les da pena dejar al pobre chico con la palabra en boca? Jo, que no les cuesta nada decir un "igualmente" y salir del paso. Menos mal que su familia lo arreglo un poco :)
    Bss

    ResponderEliminar
  7. A veces el optimismp ajeno no es bien recibido debido a los malos momentos que enfrentan quienes siempre ven lo oscuro de la vida, y consiguen apagar cualquier sonrisa con sus malas ondas! Original tu relato :-)

    ResponderEliminar
  8. Jaaa , me has hecho reír , hay que ver por más que te empeño en felicitar el año nada ..ni caso le hacían más bien les sentaba mal ajajj ..bueno pero algo claro seguro que saco ..Un buen relato e ingenioso.
    Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
  9. Que divertido, es que no he parado de reir, buenisimo. Gracias por participar, besos.

    ResponderEliminar
  10. Me hiciste el día, o la noche que ya va siendo tarde, es muy bueno
    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Y es que... mira que hay malos humos pululando por el mundo eh¿?
    Yo me he echado unas risas antes de irme a dormir. Hoy Morfeo me recibirá sonriente 😂

    Un abrazo, y feliz noche! 😘

    ResponderEliminar
  12. jajaja, eres un crack. Qué texto tan realista y divertido.

    Por unos deseos que se hagan realidad para ti. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bueno! no sé si quedarme con la pechugona, la abu, o la sucesión de emojis con los que adornas el trepidante relato transcultural. Namasté amiga. Ah, felicidades, muy chuli.

    ResponderEliminar
  14. Jjajaaj qué caritas más simpáticas, muy original tu relato juevero.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Muy gracioso y original. Pobre, ya no sabía que decir, menos mal que al final los suyos le alegraron la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar