miércoles, 22 de febrero de 2017









UNA CUESTIÓN DE PERSPECTIVA

En el momento justo y en un determinado lugar, una imagen entra dentro de nuestro área de visión. Todas las dudas quedan eliminadas y una percepción consciente nos hace ver, oler, tocar y sentir.  Disfrutemos de esos instantes de constelación perfecta: un arco iris; verdes capullos de hoja en ramas todavía lisas y desnudas; finas nubes de pluma asentadas entre montañas oscuras; un cielo matutino color oro encima de una autopista animada por coches y gente del tamaño de las hormigas ...

En todos los sitios hay belleza esperando a ser notada, y se hará visible para ti tan pronto como te encuentres en el lugar adecuado. Entonces tu mente se encargará de abrirte los ojos y viceversa.

No tengas prisa. Párate y observa o llévate la imagen contigo en tu corazón. En cuanto te muevas, el rompecabezas del Universo cambiará para mejor o peor... ¿Quién sabe? Todo es una cuestión de perspectiva.

dfb 8-12-16




2 comentarios:

  1. Deberíamos acostumbrarnos a mirar más con los ojos del alma.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que vemos y no miramos, las nubes cuentan historias, los arboles tiene poses, el otro día fotografié uno que llevaba sujetador, y luego los gestos de la gente que por no mirar se nos van sin haberlos disfrutado. Me gusta ese tronco de palmera, yo veo un animal, pero seguro que otros verán cosas diferentes. Abrazos.
    PD no participé en las palabras porque he estado de viaje, una idea estupenda.

    ResponderEliminar