jueves, 24 de septiembre de 2015

REFUGIADOS




REFUGIADOS


Apenas nadie se libera de que en algún momento de su vida tenga que hacer frente a cambios profundos en su entorno. Y si a nosotros mismos no nos toca experimentar ese trance, quizás fueron nuestros padres o abuelos los que tuvieron que superarlo. A lo mejor cambiarían el campo por la ciudad, el trabajo autónomo por un empleo o  llegarían procedentes de otros sitios o países para afincarse en tierras que ahora, generaciones más tarde, estamos llamando "nuestras". ¿Cómo habrá sido el recibimiento de aquellos antepasados nuestros cuando empezaron su vida entre los oriundos del lugar, ambos entre sí extraños y diferenciados por estrato social, idioma, cultura, religión o color? La marginación y el rechazo que probablemente sufrieran, ¿son el legado que nos dejaron para que nosotros nos mostremos hostiles y suspicaces hacia los que en la actualidad vienen huyendo de circunstancias que amenazan tanto a ellos como a sus hijos? Si nuestros abuelos pudieran contarnos con todo detalle las vicisitudes de aquella experiencia vital suya, ¿no nos encargarían recibir con cariño y comprensión a los refugiados actuales y darles nuestro apoyo, siempre dentro de nuestras posibilidades se entiende? ¿No quisieran vernos ofrecer a través de iniciativas populares y organizaciones oficiales lo que esté a nuestro alcance, sea poco o mucho, y, en el trato directo como principal entrega, practicar el acogimiento social y personal con tolerancia hacia sus costumbres y con amor que es el único antídoto del miedo?

Cualquiera de esas familias que llegan por el interminable camino que transitan los refugiados, podría ser la de tus antepasados y será la de tus vecinos y amigos si les das una oportunidad.


Otros textos sobre el tema en el blog de Nieves.
http://maticesdecolores.blogspot.com.es/2015/09/convocatoria-este-jueves-relato.html

17 comentarios:

  1. Hay que recibirlos sin reproches, sin mancillar su dignidad, pero mis preguntas son ¿Por que tantos a la vez? y sobre todo ¿Por que todos ahora?

    ResponderEliminar
  2. Huir para salvar la vida se hace ahora en Siria, se hizo antes en España y se hará, por desgracia según están las cosas, en el futuro en cualquier otro país... ellos no quieres abandonar su hogar, se ven obligados porque quedarse es un suicidio... y todo ser humano tiene derecho a vivir... hemos olvidado lo que tú nos cuentas Dorotea, y es muy triste...
    Besines...

    ResponderEliminar
  3. SWomos flacos de memoria y duros de corazón.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que antes de entrar, dejen salir...
    Tal vez tengan que salir tantos para que sepamos mirar dentro de casa.
    Es un tema tan delicado, tan injustos, tan de intereses creados y todos se llevan las manos a la cabeza y muy poco al corazón, ahí donde en muchos deja de latir.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Aquí en mi pais, la mayoría de la gente desciende de inmigrantes. Soñadores de otro tiempo que debieron enfrentar un día la cruel decisión de elegir otro horizonte para intentar sobrevivir. Hoy, gran parte de ese curso migratorio se invierte y vemos que los que antes debieron emigrar, deben decidir acoger a quienes hoy escapan del dolor y la muerte. esperemos sepan actuar con justicia y generosidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Toda la razón Dorotea; pero a veces nos falla la memoria, y preferimos hacer como si aquello no fuera con nosotros. Una verdadera pena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Certera reflexión Dorotea, todo este éxodo nos duele por las imágenes tan duras que nos acercan hasta nuestra comodidad, pero no es la primera vez que sucede ni será la última, desgraciadamente. ¿Tan dificil será poner fin a tanto dolor? Nadie desea dejar su casa, su tierra, solo el miedo y la desesperanza hacen que caminen sin mirar atrás. No lo quiero para mi ni los mios, no lo quiero para nadie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Todos descendemos de emigrantes, aqui en España o de arabes o judios, por suerte no existe la raza aria, todos sin excepcion somos una mezcla y aqui reside la gran riqueza de la humanidad. Hoy acogemos y ayer fuimos acogidos. Dorotea magnifica reflexion, besos.

    ResponderEliminar
  9. Todos descendemos de emigrantes, aqui en España o de arabes o judios, por suerte no existe la raza aria, todos sin excepcion somos una mezcla y aqui reside la gran riqueza de la humanidad. Hoy acogemos y ayer fuimos acogidos. Dorotea magnifica reflexion, besos.

    ResponderEliminar
  10. Todos descendemos de emigrantes, aqui en España o de arabes o judios, por suerte no existe la raza aria, todos sin excepcion somos una mezcla y aqui reside la gran riqueza de la humanidad. Hoy acogemos y ayer fuimos acogidos. Dorotea magnifica reflexion, besos.

    ResponderEliminar
  11. Tienes tanta razón..nuestra historia en algun punto debe estar ceñida de momentos de partidas..huidas por cualquier motivo..tantas guerras de independencias, migraciones..ufff...nadie ha escapado de tener genes dew refugiados...por eso..porque no dar una mano a los que ahora lo necesitan??..bss

    ResponderEliminar
  12. La memoria está resultando muy flaca, amiga Dorotea. Es inconcebible lo que está ocurriendo, como se desprecia a quienes se ven obligados a buscar la salvación, huyendo de unas guerras que espantan, o simplemente por labrarse un futuro fuera de sus tierras, unas tierras resecas y explotadas por los mismos que ahora les cierran las puertas.Es inhumano lo que está ocurriendo.
    Esta no es la Europa de los Derechos Humanos que un día se soñó en formar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tienes mucha razón. Hace unos días me hablaban de la desgracia de un pueblo concreto y y replicaba que todos los pueblos, al menos en el entorno que mejor conocemos, han sufrido invasiones, vasallajes, rpresiones, etc.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. El pasado se olvida con mucha facilidad. Es difícil ponerse en el lugar de otros cuando tú nunca has vívido esas situaciones. Lo que el mundo necesita es un poco de empatía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. A menudo me pregunto cual es la razón de la sinrazón. Y sinrazón es cerrar fronteras, poner concertinas, elevar muros, vigilar los mares. En el mundo hay recursos suficientes para todos y por tanto no es admisible que está en manos de unos pocos que es la peor de las sinrazones. No aprendemos de la HIstoria, Al hambre y a la necesidad no se le pueden poner fronteras. ¿No sería mucho más simple y menos lacerante hacer frente a las políticas de quiienes generan pobreza extrema, provocan guerras o asesinan en nombre de cualquier Dios. Algún día sucederá o esa al menos es mi esperanza.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La memoria es corta e interesada, egoista diría yo. Nuestro ADN es migratorio, pero nuestra cabeza es selectiva y camaleónica. Estamos en manos de desconocidos a los que es imposible ponerles color, y no es el negro precisamente.
    Besos

    ResponderEliminar