jueves, 30 de julio de 2009

¿QUIÉN MATÓ AL GATO?



Balada de los diez nietos de Doña Remigia



El menos arisco de los diez gañanes,
el más canijo de los nietos,
lleva inventando trampas gatunas
desde que empezó a gatear inquieto
entre mesa camilla y el brazo extendido
de la madre primero, y cuando esta se fugó
con un vendedor de ollas, a la abuela se arrimó.
Romualdo, así bautizado en honor
del difunto patriarca, desde siempre fue horror
y castigo de todo felino vecino.
Los cazó en cajas, en hoyos, redecillas,
como regalo para la ‘abu’, que luego a hurtadillas
los hizo alejar de la finca por criados,
y la verdad es que jamás fueron reencontrados.



Su primo, Rasputín, gigante desde la cuna,
creció con temor a las mascotas de la casa,
que paseando de noche con y sin luna,
le sorprendían in flagranti con las manos ocupadas
en menesteres prohibidos, no obstante placenteros.
Sobresaltábanle sus ojos verduzcos, luminosos
que de improviso se encendían bajo el perchero,
al pie de la cama, magnificados por el espejo…
Rasputín los sigue temiendo y no es buen candidato
si buscamos al autor de ese vil asesinato.


Papiniana es otro personaje curioso
del elenco de los nietos, cada cual más morboso:
en plan oficial es cantante y actriz
a pesar de poca voz y una fea cicatriz
que la marca desde su tierna infancia,
apenas salida de la fase de lactancia,
cuando un gato celoso o en celo o ambas cosas
hincóle las garras en sus mofletes de rosa.
Ajusticiado por orden de la abuela el gato,
mimada la niña, que nunca fue cisne siempre pato,
ya crecidita se fue a vivir a Barcelona
donde se desviste en el bar “La Bella Ramona”
y baila en plan seductor cada noche…
nunca viene a visitar, tiene pisos y un buen coche.


Arcadio es banquero, Gumersindo barrendero,
Domitila casó con un rico heredero
de propiedades en ultramar y se fue para allá.
Segisfredo y Siglinda, gemelos inseparables,
cambiaron de sexo y son tema innombrable
en casa de la abu quien ya de niños
pocas veces les daba muestras de cariño.
Se libran de la sospecha por paradero desconocido
y sus nombres ya cayeron en el más hondo olvido.


Ataúlfo estudia de manera autodidacta
el pasado de la finca, de terruño y comarca,
excava en el monte, horada bajo tierra,
descubriendo ajuares en llanura y sierra,
esqueletos humanos y animalescos…
¿Se le ocurriría a él colar los restos
de un felino fallecido hace miles de años
para fastidiar a la vieja quien con aires tacaños
impidió que estudiase en la capital lejana
la carrera de arqueología que él tenía muchas ganas
de absolver cuando el bachillerato acabó,
ilusión que la abu con indiferencia ahogó?


De la lista de los díez, solo resta una nieta,
la que vive con la abu desde que un suflé de setas
a su novio le cortó las expectativas de vida
que tampoco eran tantas por ser artista,
acróbata circense, saltador y trapecista.
Desde entonces Cesárea lleva el peso de la casa,
cocina para la abu, Ataúlfo y Garcilasa,
que así se llamaba la gata extraviada,
atigrada, enorme, vigilante, prepotente,
amante de arroz con leche condensada,
que exigía dormir tres horas de siesta
en cama de Cesárea, más mártir que nieta.

EPILOGO
Doña Remigia no sufrió ningún amago de infarto,
pero lloró a mares, casi resbaló en el enorme charco
de lagrimones de luto por su último gato.
Luego comió alfajores, tomó bicarbonato,
acostóse a descansar y soñó un paraíso felino,
presidido por Garcilasa, su querido minino.
-Ven, abu, -en sueños entendía su idioma-
desde la cocina huelo el delicioso aroma
de arroz con leche, tráeme un plato.

Y doña Remigia se fue a atender a su gato…

Más nietos, gatos y ¿asesinatos? en : http://xqsabes.spaces.live.com/blog/

20 comentarios:

  1. Made mia aprenderse los nombrecitos tiene magia!! Que familia mas divertida y variopinta.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Como sigas así me voy a convertir en fan tuya, jeje.
    Divertidísima Dorotea!

    Te dejo un abrazo de Luna y un deseo:
    ¡Feliz Fin de Semana!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj, bueno yo también soy tu fan! A mi me gustó Papiniana, con la cicatriz en el moflete, pobrecita!
    Al final Garcilasa era la menos espantosa de toda la familia y le gustaba el arroz con leche como a mi, tal vez por eso me cae simpática ...
    besos

    ResponderEliminar
  4. Requetefan, sí ya me tenias ganada, ahora.... requetefan.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Me gusta Ataúlfo pues aunq exacavador tiene un poco del resto de la saga.

    Original escrito y entretenido me guzto mucho, pero fan, fan, todavia no lo tengo muy claro jajja.

    Misk

    ResponderEliminar
  6. Pues vaya nietos, me parece que no querían mucho a su abuela.
    Precioso, ocurrente y divertido poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué número de fan me corresponde????

    Qué creativa, que poética, que dramática, qué manera de ocurrirte nombres (que me llevo para castigar a alguna mascota...)

    Una genia Doro, como siempre!!!!

    Un abrazote bien fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Qué número de fan me corresponde????

    Qué creativa, que poética, que dramática, qué manera de ocurrirte nombres (que me llevo para castigar a alguna mascota...)

    Una genia Doro, como siempre!!!!

    Un abrazote bien fuerte.

    ResponderEliminar
  9. muy lindo Dorotea, divertido y original.

    Besotes y buen finde.

    ResponderEliminar
  10. Pero qué original!!!!...excelente mezcla de gatos nietos abuelas y nombres que tan mágicamente se entrelazan!


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Divinso todos. Que buena presentación. Inesperada y magnifica.
    Un bes

    ResponderEliminar
  12. Buena colección de personajes, entre todos, no hacen un buen gato.

    Ameno y divertido relato, rico en matices y nietos.

    Un abrazo

    pd. Aunque Cas, te haya dejado doble comentario, no la cueles en tu lista de Fans, que espere y coja turno!!

    ResponderEliminar
  13. Ayy Dorotea...Qué chulo me ha parecido tu escrito. Una oda gatuna en toda regla, y muy creativa. Los nombres además dan un toque divertido.

    Eres muy versátil, Dorotea. ¡Me gustas mucho!

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. N0 SE P0R QUE, PER0 ESTA ENTRADA , D0R0TEA, ME HA TRAID0 ESTE SICES0 A LA MEM0RIA:
    HABIA EN MI CASA GAT0S. HABIA TAMBIEN UN C0RRAL Y TRAS LE C0RRAL UNA MUDA, MUDA DE LAS DE N0 HABLAR. Y ASI, SIN HABLAR, C0N VENEN0 PUEST0 EN N0 SE QUE, ME MAT0 N0 UN0, NI D0S, CASI P0R L0 MEN0S TRES GAT0S, DE CUAND0 UN0 ERA PEQUEÑ0...LA MUY J0DÍA SIGUE C0N VIDA Y C0N 100 AÑ0S...MALA PERS0NA NUNCA MUERE 0 AL MEN0S LLEGA A L0S 100
    MEDI0 BES0, D0R0TEA.

    ResponderEliminar
  15. EStaba repasando los fan que se han alistado, siempre después mío, jeje. Y a Casandra deberías darle uno doble como el comentario.
    ¿Ataulfo?Digno visigodo nombre, además le van las coronas votivas, jeje.
    HAsta otro rato, reina de corazones!

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  17. Aquì no hay nadie bueno. Asì pues no existe la inocencia, ningùn personaje que inspire compasiòn.

    Esta señora, ni siquiera se muere o enferma gravemente del disgusto. Es muy evidente que la vida sigue.

    Muy rico este relato en los matices, y èstos, muy creìbles.


    Tèsalo

    ResponderEliminar
  18. Realmente ocurrente tu historia sobre quién mató al gato, multiplicando por diez los interrogantes sobre el/a autor/a, pues cada uno de esos originales, ratos y extravagantes personajes, son capaces de cometer ese cruel crimen.
    Me ha gustado mucho tu relato.
    Un saludo.
    Pepe.
    www.seyoalal.spaces.live.com

    ResponderEliminar
  19. Pues a mí, me parece que al gato no lo mató nadie. Después de conocer a su família, creo que el pobre salió por patas a buscarse otra, más normalita, ¡incluso una família de ratones!
    ¡Qué personajes, jajaja!
    Felicidades, Dorotea

    ResponderEliminar
  20. Dorotea, tarde te comento, lo siento, he estado desconectada.

    Ocurrentes nombres para posibles asesinos, los mejores; Ataulfo y Cesárea...¿de césar, de la ciudad con el mismo nombre en Israel???
    Divertidísimo juego nos planteas, escrito con soltura y maestría.
    Buen final, flotando en el aire, oliendo a arroz con leche. Felicidades, te sigo de cerca !salves! natalí

    ResponderEliminar