miércoles, 3 de noviembre de 2021

LA CACHARRERA



LA CACHARRERA

¡Buenos días, Señora, muy buenos días! Gracias por abrir su puerta a una desconocida estando como usted está en medio de la faena. Me parece que está cocinando... ¡qué bien huele! Me entraría hambre si no hubiera desayunado a las siete un rico cafelito y apenas son las dos de la tarde. 

Uy, pero qué detalle sacarme un tazón de caldo con fideos. No sabe cuánto se lo agradezco y cómo me templa el estómago...  Se ve que tampoco usted anda muy sobrada de dinero porque debe haber pocos tropezones en su sopa -a mí al menos no me ha caído ninguno- pero no quiero que vaya a buscar nada... tanto ir y venir debe ser muy penoso con esa cojera que tiene. Mejor la acompaño a la cocina y me lo tomo ahí mismo. 

Madre mía, mujer, ¿de dónde ha salido esta vajilla tan hermosa que no por descascarrillada es menos bonita.  Y es que antes se hacían las cosas de otra manera, ¿verdad?, todo pintado a mano y con su sello en la parte de abajo. Lástima que el lavaplatos se haya comido los colores y ya ni se vea el filo de oro.

Gracias, Reina, ¡qué gentileza de ponerme un cafelito y un bizcocho! No me lo tome a mal si le digo que le ha salido un pelín seco; ¿a lo mejor ya lleva unos días en la alacena? No importa, si me vuelve a llenar la taza me lo podré tomar y otro trozo también si insiste. No se moleste, yo misma lo cogeré del plato. 

Ya veo que cada uno de los platitos es de su padre y de su madre. Ay, con lo que luce un juego completo...¡pero si tiene uno aquí guardado en la vitrina! Mujer, ¿cómo no disfruta a diario de estas tazas y estos platos en lugar de conformarse con los sobrantes de unas vajillas que tienen toda la pinta de haber sido el regalo de boda de su suegra?

Hablando de bodas (si me permite coger una servilleta, llevaré el resto del bizcocho a mi abuela que a sus 93 años no le hace ascos a nada), iba diciendo que el 16 del mes que viene se me casa mi prima Pili. El novio es un chico alemán que todos habíamos tomado por ser de la otra acera, tan rubio y calladito, ya me entiende, pero al final resulta que no lo era ni mucho menos. Pili ya está de cinco meses y ahora ha venido toda la familia de él para la boda lo que está siendo un mal trago para nosotros porque no entendemos nada de lo que dicen.

¿Me está leyendo los pensamientos, vecina? Gracias por esta copita de aguardiente. La suya es más grande, claro, se ve que está acostumbrada. 

No, no me entienda mal, no pido dinero ni regalo, o a lo mejor regalo sí, pero nada de valor. La boda se va a celebrar como es debido, por la iglesia y hablada en nuestro idioma. Pero la despedida de soltero, la harán por la costumbre alemana: unos días antes de la boda, las parejas de los amigos y los novios, comiendo y bebiendo, bailando y, para colmo, rompiendo platos que luego tienen que recoger los novios porque dicen que trae buena suerte.

Ahora ya sabe, Doña Mari, -¿ve cómo me fijé en el nombre de la puerta?-. Ya entiende por qué miro tanto a sus platos malcasados, ¿verdad? Ay, hermana, si Usted quisiera desprenderse de esos cacharritos dispares, no me importaría llevármelos para la despedida de soltera de Pili, y usted de aquí en adelante a disfrutar de la vajilla bonita con todas sus piezas a juego. ¡Prométame que no las volverá a guardar en la vitrina! ¡Que le alegren la vista todos los días aunque con sus gafas de culo de botella a lo mejor ni se dará cuenta de la diferencia!

No se ponga así, Señora, no hace falta que me empuje afuera del piso. Me iba a ir de todos los modos, porque con tanto café recalentado y bizcocho seco me han entrado ardores.

¡Cuidado, que no se me rompan antes de tiempo  las poquitas piezas que he podido agarrar! ¡¡Ni que le estuviera robando!! A ver si se entera de una vez que voy de puerta en puerta pidiendo con mucha educación vajilla vieja y fea para la despedida de soltera de mi Pili con su novio alemán.

¡Con dios, Señora, con dios! Y preste atención a su cafetera nueva. No sea que se le haga añicos por este tembleque que tiene...  


Pasen por el blog de Mag para leer lo que hace la gente para ganarase la vida.





18 comentarios:

  1. Muy original, ese monólogo, qeu se interpreta diálogo, es brutal, em ha encantdo. El oficio de rompedor de vajillas está mal valorado :-)

    Un abrazo, y feliz día

    ResponderEliminar
  2. La primera vez que leo que lo que mi cuñada hace sea un oficio jejeje. Muy buen aporte. abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me has hecho recordar de pequeña cuando estaba de vacaciones en el pueblo con mis abuelos se oía por las tardes o de buen mañana . El cacharrero y allí estábamos con sartenes o cazos para que el buen hombre lo arreglara. Muy buen relatado, me gusto y me hiciste reír. Un besote grande.

    ResponderEliminar
  4. Divertido, original y engancha desde la primera frase, Dorotea. Madre mía que pesadilla de mujer. De profesión, pedigüeña y encima no se corta un pelo. No echa ni una flor :-) Un texto que me ha hecho sonreír y eso es de muy agradecer. La verdad es que no ses llevará vajilla pero sí la tripa llena :-) No hay mal que por bien no venga.
    Millones de gracias por sumarte a la convocatoria de esta semana y hacerlos el regalo de una sonrisa.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Jaja insoportable y lanzada la cacharrera! Yo le hubiese tirado la loza vieja por la cabeza! . Y ni soñar con dejarla entrar! Jaja. Muy divertido Doro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Texto bem disposto, muito engraçado, que me fez rir.
    .
    Saudações poéticas
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  7. ¡jajaja con que cacharrera! Una profesión bien rara. Peoro hay que reconocer que ella muy delicada, pidiendo platos viejos para romper. jajajaja

    Besos, Dorotea

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja qué oficio, no creas que ese caso no se da en la realidad, sobre todo en tiempos pasados.

    ResponderEliminar
  9. Todo un tratado de vecindad esi si gorros Ha sido divertidoa e ingeniosa tu entrada Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Vaya con la cacharrera!! Vamos que no se corta ni un pelo, vamos que si no llega a pasarse de rosca con lo de las gafas de culo de botella, se queda allí a vivir. Muy divertido, besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy original de estructura, un diálogo a una banda, y de contenido. Las puyas al inicio de cada párrafo son geniales. Se aprovecha de las buenas maneras de la gente. Le ha faltado recibir una pstada en el culo a la salida.
    Besosss Dorotea

    ResponderEliminar
  12. Me encanta el tono con el que has escrito el relato, Dorotea. ¡Es como si estuviera escuchando a la cacharrera! Genialoso ;)
    Un besazo juevero

    ResponderEliminar
  13. Un relato como esos que te dejan encorchados para el otro.

    ResponderEliminar
  14. Un tanto manipuladora, que logró pedir todo lo que quiso, hasta que la dueña de casa fue perdiendo la paciencia.
    Bien contado

    ResponderEliminar
  15. Dorotea un relato muy divertido. ..asocias de un modo semioculto el deterioro de una vajilla con el de la señora. ..Como humanos que somos, nos agarramos para sobrevivír a los objetos que nos evocan otros tiempos.
    Pues eso que además de divertido me ha hecho reflexionar.
    Un abrazo.😄

    ResponderEliminar